Semilleros en cama caliente

Es en primavera cuando más variedad de hortalizas y plantas podemos sembrar en nuestro huerto, pero es también la estación del año donde podemos tener cambios más bruscos de temperatura. Las plantas jóvenes son muy sensibles a estos cambios y, sobre todo, a las heladas tardías de abril y mayo. Esto puede retrasarnos mucho en la siembra o hacernos perder muchas matas. Para evitar ésto existen numerosos sistemas de protección para los semilleros y las plantas jóvenes. Otros sistemas nos permitirán además adelantar la siembra, con lo que nos aseguraremos de que nuestras hortalizas y verduras llegarán sanas y fuertes a nuestros bancales.

Sistemas de protección de las plantas:

– Semilleros protegidos o en cama fría: Se trata de la protección de los semilleros mediante estructuras de madera u otros materiales con una cobertura de vidrio o plástico que puede quitarse. Se utiliza para adelantar unas pocas semanas el semillado de ciertas especies y en climas más suaves.  Ejemplos: mini-invernaderos, túneles de plástico, campanas, cajoneras cubiertas…

cama caliente

 

Una misma estructura puede usarse como semillero en cama fría o en cama caliente.

 

 

 

– Semilleros en cama caliente: Son similares a los anteriores salvo que se añade algún elemento, ya sea orgánico (estiércol fresco, mantillo) o eléctrico (cables calefactores de terrarios, sistemas de calefacción) que eleva la temperatura dentro de la cajonera. Es decir, no es sólo un sistema de protección contra el frío si no que además es un sistema de forzado de cultivos. Se utiliza para adelantar la siembra varias semanas e incluso uno o dos meses.

SEMILLEROS EN CAMA CALIENTE

en casaHay varias formas de aumentar la temperatura para ayudar a nuestras semillas a germinar. Desde resistencias y cables calefactores de terrarios, hasta los más sofisticados germinadores eléctricos, que son semilleros protegidos con control de temperatura y humedad.

Aunque estos sistemas son muy eficaces, son caros y requieren estar siempre enchufados a la corriente eléctrica.

Hay otro método tradicional que además de sencillo, es eficaz, barato y ecológico. Sólo se necesita estiércol equino fresco (esto es, recién salido de la cuadra), compost o tierra de semillero y agua. Si no dispusiéramos de estiércol de caballo o burro, podríamos usar de vaca o cerdo, pero el equino es el que más tiempo dura. El estiércol disponible en los viveros y grandes superficies no es fresco y genera mucho menos calor así que si no tenemos acceso a estiércol fresco podríamos utilizar mantillo o estiércol tratado pero no lograremos aumentar tanto la temperatura.

Los pasos para construir nuestra cama caliente en el huerto son los siguientes:esquema

  • Cavamos un hueco de unos 40-50cm de profundidad en el lugar donde luego pondremos la cajonera.
  • Rellenamos ese hueco con el estiércol fresco y lo humedecemos.
  • Añadimos una capa de unos 5-10cm de compost o tierra de semillero y le damos un buen riego.
  • Lo ideal después de esto sería dejar reposar la tierra entre tres y siete días porque cuando el estiércol comienza a fermentar pueden alcanzarse alturas demasiado elevadas. En cambio, unos días después ya tendremos la cajonera a unos óptimos 25ºC. Esos días de espera podemos emplearlos en construir nuestra cajonera alrededor del hueco que habíamos cavado. Podemos hacerlo con tablones de madera, ladrillo o paja y cubrimos con plástico o vidrio.
  • Esparcimos las semillas por el terreno y las tapamos con una fina capa de tierra. Humedecemos de nuevo y ya está, ya sólo queda esperar a que nazcan nuestras plantitas.

Si en lugar de hacerlo sobre la propia tierra de nuestro huerto disponemos de una cajonera en nuestro patio o una jardinera (es decir, tenemos la profundidad limitada), el procedimiento es el mismo pero cambiando las cantidades. Simplemente hay que tener claro que la única función del estiércol es GENERAR CALOR, así que cuanto más pongamos mejor, pero necesitamos un mínimo de 5cm de tierra para que las raíces de nuestras plantitas se desarrollen. Poner una capa excesivamente fina de tierra podría quemar las plántulas.

Así que si, por ejemplo, tenemos una jardinera de 30cm de profundidad pondremos una capa fina de gravilla como método de drenaje, a continuación unos 25cm de estiércol y terminaríamos con 5cm de tierra.segunda

Si queremos hacer la siembra en nuestros semilleros de alveolos o macetas recicladas (tarros de yogures, botellas…) es incluso más sencillo. En ese caso, echaremos el estiércol en nuestra cajonera o jardinera y una capa muy fina de compost, simplemente para cubrir un poco. Lo regamos bien y disponemos nuestras bandejas de semilleros ya sembrados de la manera habitual directamente encima.

Sea cual sea el método y recipiente escogido, una vez hayamos sembrado las plantas cubriremos la cajonera/jardinera con plástico o vidrio. Sólo lo abriremos en los días calurosos o muy soleados para que no haya exceso de temperatura. Lo ideal es que dentro haya siempre unos 22ºC-25ºC

Hay que tener en cuenta que nuestras plantas germinadas en cama caliente han crecido en unas condiciones óptimas de temperatura, por lo que serán muy sensibles a cambios bruscos de tiempo. Así que cuando decidamos sacarlas para plantarlas definitivamente en el bancal, no sería mala idea pensar en algún otro método de protección si prevemos alguna noche fría (túneles, campanas, etc).

3 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *