Riego para nuestras plantas

Hacer una instalación de riego automático en nuestro huerto, por pequeño que sea, tiene muchas ventajas:

− Ahorramos mucha agua: el sistema de riego por goteo o microaspersión empapa el suelo sin provocar encharcamientos por lo que se evita en gran medida la pérdida de agua por evaporación.

− Al poder programar los riegos, el aporte de agua es más regular y constante por lo que evitamos problemas de estrés hídrico.

− Es más cómodo que los sistemas manuales y no nos obliga a estar pendientes cada día de nuestro huerto (¡muy útil en vacaciones!)

− Podemos adaptarlo a cualquier tipo de cultivo: ya sea mediante un programador de dos fases, llaves de paso o goteros regulables, podemos adaptar el caudal y la frecuencia de riego para cada tipo de planta o cultivo.

− Evitamos el contacto del agua en las hojas de nuestras plantas, lo que nos ayudará a evitar posibles infecciones por hongos.

ELEMENTOS QUE CONFORMAN UN SISTEMA DE RIEGO

− Un grifo o toma de agua. Es importante saber que tanto los goteros como el programador necesitan una presión determinada para funcionar correctamente y evitar averías. La mayoría de los programadores de grifo necesitan una presión de entre 1 y 6 bares. Eso lo tenemos casi asegurado con una toma de agua normal. En cambio, si de lo que disponemos es de un depósito de agua de lluvia, por muy alto que lo coloquemos, no lograremos la presión suficiente para que el programador funcione. En cuanto a los goteros, es posible que necesitáramos un reductor de presión (colocado justo después del programador) para evitar roturas. En nuestro caso, tenemos un grifo y usaremos microdifusores así que no tendremos problemas por la presión del agua.

− Un programador: para un huerto pequeño o en terraza lo mejor es usar un programador de grifo a pilas. Es muy importante quitarlo de la instalación en invierno porque con el frío se estropean fácilmente.

− Tubería de distribución o primaria: es la tubería principal, la que conduce el agua desde el grifo hasta las tuberías secundarias o portagoteros.

− Tuberías secundarias: son las que llevan el agua desde la tubería principal hasta la planta, y las que llevan conectadas los goteros.

− Goteros / Microdifusores: Los goteros aportan un caudal de entre 2l/h y 4l/h, por lo que tendríamos que programar los riegos de manera más frecuente. Los microdifusores tienen caudales mucho más altos, de hasta 50l/h y son los que vamos a utilizar nosotros.

− Otros accesorios: codos, tés, reductores de presión, llaves de paso, tapones, enlaces…

PLANIFICAR LA INSTALACIÓN DE RIEGO

Lo primero que tendríamos que hacer a la hora de planificar un sistema de riego es un plano con nuestro huerto, para calcular cuántos metros de tubería necesitaremos, cuántos microdifusores, cuántos enlaces, etc. Lo primero que dibujaremos será la tubería principal y las secundarias, procurando hacerlo en paralelo y NO en serie:

Forma

Después vamos dibujando las tuberías secundarias con sus goteros de la manera que veamos más apropiada. Tendremos que tener en cuenta el tipo de gotero que vayamos a usar (gotero, microdifusor de 90º, microdifusor de 180º, microdifusor de 360º…) y que las líneas de goteros no sean demasiado largas para no ir teniendo pérdidas de presión en los últimos.

Una vez que tenemos nuestro plano, sólo falta comprar los materiales y ponerse manos a la obra.

INSTALACIÓN DEL SISTEMA

Para instalarlo, lo hacemos al revés que cuando lo planificamos: empezamos desde el gotero hasta el grifo. De modo que:

1º Colocamos los goteros y tuberías secundarias.

2º Instalamos la tubería principal.

3º Enlazamos las tuberías secundarias con la principal.

4º Conectamos la tubería de distribución al programador.

Los accesorios de tubería de 16mm se montan a presión, por lo que convendrá tener un poco de agua caliente para ablandar el tubo y facilitarnos la tarea. Será necesario el uso de abrazaderas si tenemos una presión muy alta, pero no es nuestro caso. De todas formas habrá que revisar los primeros días de funcionamiento de nuestro riego si tenemos alguna fuga de agua en algún sitio.

NUESTRA TERRAZA

En nuestra terraza tenemos que hacer llegar el agua ocho mesas de cultivo (y jardineras) y a dos macetas, que es donde tenemos plantados los frutales.

El problema que hemos venido observando hasta ahora con el riego era la falta de presión del agua en algunos puntos y la utilización de goteros inadecuados o estropeados. Esto hace que el riego no sea uniforme y algunas zonas queden siempre secas.

Vamos a empezar de cero, renovaremos tuberías para evitar todos los empalmes innecesarios y cambiaremos los goteros que no nos sirvan.

Para evitar la pérdida de presión y que las últimas mesas de cultivo reciban poca agua vamos a montar un sistema de riego en paralelo y, además, cerrado. ¿Esto qué significa? Lo más sencillo es decir que no vamos a usar tapón final en nuestra instalación, es decir, las tuberías van a estar conectadas de tal forma que el agua fluye dentro de nuestro sistema y propiciamos así que la presión del agua sea la misma en toda la instalación.

Este es un plano de nuestra terraza:

Forma

Toma de agua 1 es el lugar donde tenemos ahora colocado el programador y Toma de agua 2 será la nueva ubicación. En la Toma de agua 2 en lugar del grifo tenemos una tubería, por lo que necesitaremos una pieza que podamos insertar en la tubería y disponga de una rosca macho de la medida del enganche de nuestro programador.

Lo siguiente sería coger nuestro plano y dibujar el esquema del que será nuestro riego. Como hemos dicho, será en paralelo y cerrado, por lo que quedará tal que así.

Imagen

Como se puede observar, el agua puede fluir libremente por todo el circuito, a excepción de los goteros de los dos frutales, pero eso no nos creará problemas.

Los circuitos cerrados son recomendables siempre que se pueda y, en cualquier caso, siempre es mejor limitar el número total de tapones en el sistema.

Los goteros que hemos elegido son:

FormaGoteros regulables: caudal de 0 a 60l/h. Tiene un alcance máximo de 10 cm por lo que son perfectos para las jardineras cercanas a la puerta y las macetas de los frutales.

 

Microdifusores ángulo 180º: caudal entre 35-45l/h. Ideal para parterres o mesas de cultivo grandes. Con la presión adecuada pueden llegar a tener mucho alcance. Lo usaremos en todas las mesas.

 

Microdifusores ángulo 360º: exactamente igual que el anterior pero riega en todas direcciones. Jugaremos con uno y otro para cubrir todas las zonas.

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *