MUSGRAFITTI Y OTRAS IDEAS PARA LA GUERRILLA GARDEN

hqdefaultEl crecimiento incontrolado de las ciudades y su consciente diseño para el tránsito de vehículos, dificultando a veces el paso de personas a pie y del paseo por el paseo, han hecho de estas grandes urbes moles de cemento y ladrillo con escasos espacios para el esparcimiento y el deleite.  Muchas zonas verdes se han convertido en plazas de cemento con pequeños espacios para plantas y en ocasiones, tras unos años de mantenimiento de los espacios por los jardineros contratados, se han abandonado dejando estos espacios verdes desiertos y yermos.

Como agricultores urbanos y personas interesadas por el reverdecimiento de las ciudades, estos espacios son una gran oportunidad para llevar a cabo pequeñas acciones que  hagan de nuestras ciudades lugares más verdes. Entre el juego, la picardía y la acción-protesta, la guerrilla garden se está abriendo paso en todo el mundo como una alternativa a la escasa implicación por parte de los ayuntamientos y comunidades de vecinos en la conservación de estos espacios verdes.

Este tipo de acciones se pueden llevar cabo en grupos o de manera individual. Originariamente, la guerrilla garden o jardinería de guerrilla es un movimiento de jardinería anglosajón de orientación apolítica y una forma de acción directa y no violenta. Empezó siendo practicada por ecologistas y hoy en día forman parte de este movimiento personas de todas las edades y estratos sociales. Es un movimiento que tiene que ver con los derechos del suelo, la sostenibilidad, la equidad, el bienestar de las personas y la belleza de los lugares que habitamos.

Generalmente, consiste en “okupar” un pedazo de tierra de dominio público abandonado, desde una jardinera en una calle a la superficie de una rotonda seca, para plantar especies ornamentales o de huerta. Le damos vida y un nuevo sentido a espacios yermos, abandonados o mal gestionados. Algunos jardineros de guerrilla actúan de noche, plantando semillas y flores. Pero otros lo hacen a plena luz del día, buscando que los vecinos se unan a ellos y compartan la experiencia. (texto sacado de http://guerrillagardeningmadrid.blogspot.com.es/).

La acción más común consiste en localizar un pedazo de tierra “huérfano” y plantar allí lo que nos apetezca. La ciudad está repleta de estos espacios, y si paseamos con otra mirada nos daremos cuenta de ello. Para que la acción funcione, debemos planificar qué día y cómo realizaremos la intervención. Podemos hacerlo solos o convocar a un grupo de gente de confianza para que nos ayuden. Por lo general se hará de noche, de este modo, el factor sorpresa entra en juego, cuando a la mañana siguiente la gente amanece con un espacio verde más y también es un momento en que es menos probable que tengamos un encontronazo con la policía (debemos recordar aquí que, por el momento, este tipo de acciones son ilegales). Tenemos que encontrar un buen lugar para abastecernos de plantas, puede ser un vivero o contar con el jardín de algún amigo que nos regale alguna planta. Es importante que elijamos especies rústicas que se adapten bien a condiciones extremas, ya que, a menos que decidamos ocuparnos de ellas diariamente, no tendrán el acceso al agua o incluso a la luz que las plantas en un huerto controlado. También tendrán que resistir las frías temperaturas de nuestra zona o incluso las olas de calor. Es interesante también que elijamos especies que sean llamativas. Arbustos, plantas aromáticas como tomillo, lavanda o romero y algunas flores como la caléndula, aguantan bien estas condiciones. Lleva agua contigo para regarlas tras el trasplante y herramientas pequeñas para hacer el trabajo. Recuerda que es probable que la calidad de la tierra en la que vayas a realizar la acción sea de muy baja calidad, por lo que también será necesario llevar contigo algo de abono para ayudar a la planta a desarrollarse. Por último, si lo deseas, puedes hacer algunos panfletos informando al barrio de lo que se ha hecho y los motivos para que más gente conozca la iniciativa y se una a ti.

Además de este sistema, también existen otros métodos de guerrilla muy originales como los que explicamos a continuación:

Las bombas de semillas están diseñadas para poder reverdecer aquellos lugares de difícil acceso o en los que no es posible pasar un tiempo adecuado trabajando la tierra antes de plantar. También es un buen sistema para aquellas personas que quieran participar que sean más temerosos.

El método más sencillo para crear bombas de semillas consiste en hacer una mezcla de arcilla, compost y semillas en una proporción 5:1:1 mezclando los ingredientes con agua para poder modelarlo. Esto dará lugar a una pasta moldeable a la que daremos la forma deseada. Este método fue creado por el experimentado agricultor Masanobu Fukuoka. Es sencillo de hacer en casa y barato, pero en ocasiones puede resultar ineficaz en lugares con escasez de lluvia, además de ser un método un tanto engorroso de transportar.

tumblr_m85s1owaXD1r3td8fo1_1280-660x470Otro método algo más complicado, es el de usar huevos como contenedores de semillas. Para ello habría que realizar un agujero en ambos lados de un huevo con una aguja, con cuidado de no romperlo, y soplar a través de él para expulsar la clara y la yema (puedes reservarlo en una taza para hacerte unos huevos revueltos después). Cuando ya se ha retirado el contenido, cuidadosamente lo rellenaremos con semillas. Guarda el huevo en una huevera y repite el proceso con unos cuantos más y prepárate para lanzarlos donde hayas pensado. Es un sistema muy natural y fácil de transportar, pero el proceso de vaciado de los huevos puede ser muy complicado y desesperante.

Otros métodos incluyen el uso de globos rellenos de semillas e inflados con helio (un sistema muy poco preciso pero divertido), píldoras de semillas arrojadizas, e incluso granadas de semillas que puedes encontrar en algunas tiendas muy, muy especiales de horticultura.

Por último, el método en el que nos detendremos más en este taller es eD19A889B5l de la creación de grafitti con musgo.

Existen otros métodos ecológicos de transformar la ciudad, desde el lavado de parte de la pared, hasta el uso de lana para cubrir elementos urbanos, pero el grafitti con musgo es una técnica muy vistosa y original que os enseñamos a hacer a continuación:

  1. En primer lugar buscaremos una zona en la que ya esté creciendo musgo y la rasparemos con una espátula (Importante: retirar musgo de medios naturales desequilibra el ecosistema y el ciclo hidrológico en el lugar de extracción. Por eso, es preferible recogerlo de lugares urbanos, bordillos o paredes, lugares que generalmente son limpiados por frecuencia por los empleados del ayuntamiento. También podemos recurrir a comprarlo en tiendas espegrafiti-de-musgo-instruccionescializadas, pues suponemos que este musgo se produce por el hombre y no por la naturaleza). Lava el musgo para quitarle la tierra.
  2. Pondremos en una batidora el musgo y agregaremos agua tibia o cerveza a razón de una taza por cada taza y media de musgo.
  3. Agregaremos una taza de suero de leche (para esto basta con añadir una cucharada de zumo de limón o vinagre blando a una taza de leche y dejar reposar 10 minutos) o una taza de yogur natural. Y una cucharada de azúcar.
  4. Mezclaremos durante 2 a 5 minutos con batidora hasta obtener una pasta verdosa.
  5. Pondremos la mezcla en el recipiente que vayamos a usar.
  6. Pintaremos nuestro grafitti sobre una madera o pared con un pincel. Preferiblemente elegiremos unasuperficie porosa y orientada al norte.
  7. Rociaremos semanalmente con agua para ayudar al crecimiento del musgo.

La mejor época para realizar esta acción es el otoño.  Se puede añadir a la mezcla algún tipo de gel retenedor de agua (a la venta en viveros) para asegurar la humedad de la mezcla.descarga

Podemos utilizar plantillas para realizar dibujos predeterminados o pintar directamente con un pincel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *