Multiplicación, recolección y secado de las plantas medicinales.

IMG_0961 redLas plantas medicinales o aromáticas tiene gran importancia en nuestro huerto. Estas plantas son fundamentales en el manejo de insectos, a través de la creación de una atmósfera olorífica que puede repelerlos o atraerlos y también tienen una función fundamental como albergues para insectos beneficiosos.

Formas de multiplicación

A la hora de reproducirla, al igual que hacemos con la recolección de semillas de hortalizas, escogeremos las que nos parezcan más vigorosas de acuerdo con el tamaño de sus hojas, sus aromas y su resistencia a plagas y enfermedades.

Resultado de imagen de cuttingReproducción por esquejes

En este caso es de vital importancia controlar la temperatura y evitar los rayos solares, para que los esquejes no se sequen.

Para realizar esta forma de multiplicación, se corta un esqueje de entre 12 y 15 cm y se quitan las hojas bajas en sentido contrario al crecimiento de la planta. Esto producirá que se forme un callo en la planta que luego dará lugar a las raíces. Es necesario sumergirla en agua durante 48 horas para eliminar la hormona que evita el enraizamiento. Tras estas 48 horas, ya se puede plantar en la tierra en posición vertical, aunque hay quien espera a que salgan las raíces para replantarla. En este caso, se ha de cambiar el agua cada 48 horas.

Se reproducen bien por esquejes el orégano, la lavanda, el romero, el tomillo y la salvia.

Esta operación se puede realizar a comienzos del otoño o de la primavera.

Resultado de imagen de estolonesReproducción por estolones:

Los estolones son  tallos rastreros que emiten raíces y nuevos brotes al tocar tierra, dando lugar a nuevas plantas.

El caso más conocido es el de la fresa, pero también la menta recurre a esta forma de multiplicación.

Resultado de imagen de division de matasReproducción por bulbo:

Se lleva a cabo a través de la formación natural de nuevos bulbos a partir del inicial. Es el caso del jengibre, el azafrán y los ajos.

Reproducción por semilla:

Se reproducen de igual manera que otras hortalizas. Hemos de tener en cuenta la profundidad de siembra y el mantenimiento de unas condiciones de humedad y temperatura adecuadas. Se reproducen fácilmente por semilla plantas como la albahaca, el cilantro, melisa, ruda y el perejil.

4971627824_8e2979b3c1_mReproducción por división de matas:

El mejor momento para esta operación es al inicio de la primavera, ya que es cuando menos salvia tienen en circulación. Para ello, hemos de separar las matas con el terrón de tierra en el que crecen, para luego separarla con cuidado, eliminando tallos y hojas viejas, así como separando las raíces de cada planta. Cortamos el extremo terminal de la planta, tanto tallo como raíz. De esta forma, suavizamos el estrés que produce la división. Se reproducen de esta forma el orégano, la milenrama, la melisa, el tomillo, la hierbabuena y la salvia.


Resultado de imagen de menta divisionReproducción por rizomas: 

el rizoma es un tallo que va por debajo de la tierra y se desarrolla en horizontal. Al encontrar un lugar idóneo comienza a desarrollar raices. Este sistema no requiere de intervención humana, simplemente debemos esperar a que se desarrolle la raiz y surjan sobre el suelo nuevos tallos, entonces podemos cortar y llevar a otro lugar. Se desarrollan por rizoma el jenjibre, la menta y el azafrán.

 

Resultado de imagen de acodoReproducción por acodo:

Consiste en tomar una rama de la planta y anclarla al suelo para que entre en contacto con la tierra. Una vez desarrolladas raices, se puede separar de la planta madre. Se reproducen por acodo la lavanda, la salvia y el tomillo.

 

Resultado de imagen de cutting plant reproductionReproducción por hijuelos: 

Algunas plantas como el kalanchoe, desarrollan en sus hojas pequeñas plantas que simplemente tendremos que dejar que crezcan un poco y desarrollen raiz en la planta madre, para luego desprenderlas y plantarlas en el lugar que deseemos.

 

Recolección

Antes de nada hay que decir que hemos de ser sensatos con la poda y no abusar para no correr el riesgo de esquilmar la planta. Utilizaremos unas tijeras de poda, para no deteriorar las plantas durante el proceso y si no las vamos a poner a secar de inmediato, evitaremos el uso de bolsas de plástico para evitar que se pudran y comiencen a fermentar.

A medida que se vayan cortando, las agitaremos para que caiga cualquier bicho que puedan tener entre sus hojas. También se pueden lavar, pero con cuidado de secarlas bien dejándolas reposar sobre una toalla o papel  absorvente y sin que les dé el sol durante este proceso.

Dependiendo de la parte de la planta que vayamos a utilizar, el momento de recolección varia.

Así, las flores es conveniente recogerlas al mediodía porque es cuando más concentración tienen en aceites esenciales. Elegiremos aquellas que tengan las flores recién abiertas frente a las que ya están abiertas del todo y tienen indicios de marchitarse.

Para la recolección de hojas, cortaremos los tallitos en el momento justo antes de la floración, como muy tarde al comienzo de la misma, ya que es cuando tienen más sabor y están más tiernas. Aunque hay algunas como el tomillo, y el romero que se recogen en plena floración.El mejor momento para cosecharlas es por la mañana, cuando el rocío ya se ha evaporado para evitar que estén húmedas todavía y se puedan pudrir y preferentemente antes del mediodía.

Por último, si lo que nos interesa es la raíz, el mejor momento es el otoño y a última hora de la tarde, que es cuando suelen estar en parada vegetativa, cuando la parte de la planta que queda encima de la superficie empiece a marchitarse.

Secado

Una vez recolectadas y a fin de que no retengan humedad y corran el riesgo de enmohecerse, retiraremos las hojas que crezcan demasiado juntas. Después, las ataremos en ramillete y las colgaremos boca abajo en un lugar seco, cálido y oscuro, además de ventilado. También podemos utilizar un cajón con una malla que no toque el suelo, permitiendo que el aire corra bajo esta.

Normalmente, las plantas secan en un período de entre 3 y 7 días, dependiendo de la zona en la que estemos. Hay que observarlas día a día, pues un exceso de secado podría hacer que perdiesen propiedades. Para las flores sabrás cuando están secas cuando ganan en flexibilidad. Suele ocurrir tras  4 y 8 días. Para las hojas, sabrás que están secas cuando ganen rigidez y se partan con facilidad, entre 3 y 6 días después.

Cuando estén secas, lo más recomendable es separar las hojas del tallo y desechar este último. Lo ideal es conservarlas en tarros de cristal, aunque también pueden servir otros recipientes que tengan un cierre hermético que impida que se evaporen los aceites. Es siempre de ayuda apuntar la fecha y tipo de planta que contienen para saber cuándo se han recolectado. Hay plantas que ganan en sabor cuanto más tiempo acumulan, como la salvia, pero por lo general es mejor consumir en un corto de tiempo.

Otra opción más rápida  para el secado es la utilización del horno, que pondremos a no más de 35 grados y dejando la puerta entreabierta para permitir que salga el exceso de humedad. Las sacaremos cuando estén crujientes.

Otros modos de conservación:

Especialmente con las hierbas culinarias, otra opción para conservarlas sin que pierdan sus propiedades es congelarlas. O bien las picamos y las metemos en una bolsita hermética, o bien las colocamos en un envase para cubitos de hielo y lo cubrimos con agua antes de meter en el congelador. Cuando se necesite se saca un cubito y se añade a la comida.

Por último, podemos conservarlas en aceite, utilizando después el mismo pues habrá absorbido las propiedades de la planta.

Usos de las plantas de nuestro huerto

Reproducción Recolección Usos
Albahaca Semillas o esquejes en primavera las hojas antes de la floración. culinario como condimento. Contra el mal aliento
Caléndula por semillas de marzo a abril y de septiembre a octubre Las flores durante todo el año. culinario en ensaladas. Uso terapéutico para problemas cutáneos.
Capuchina por semilla en invierno y primavera. hojas y flores durante todo el año en ensalada, contiene gran cantidad de vitamina c. Aperitiva, antifúngica y estimulante del crecimiento del cabello.
Cilantro por semillas en primavera y otoño hojas durante todo el año y frutos en verano culinario como condimento. Carminativo y contra el mal aliento
Hierba luisa por esquejes en otoño durante todo el año excepto período de floración (julio y agosto) carminativo y digestivo. Uso cosmético en perfumería.
Hipérico (hypericum perforatum) mediante esqueje o semillas en otoño. las flores entre junio y septiembre. en macerado de aceite como remedio curativo para afecciones cutáneas.
Laurel mediante esquejes en primavera las hojas durante todo el año. Preferiblemente en verano. culinario como condimento uso en seco. Bactericida, expectorante
Lavanda mediante esquejes de marzo a septiembre o por acodo a final de verano. flores de noviembre a mayo aromátizante, antipolilla, calmante en aromaterapia.
Oregano mediante esqueje de marzo a octubre las flores en verano. culinario como condimento. Expectorante, antiinflamatorio.  
Ortiga mediante esquejes de marzo a octubre de primavera a otoño diurético, antianémico, anticaspa.
Pasiflora mediantes semillas en otoño las flores tras la aparición de los primeros frutos sedante, anargésico
Perejil por semillas en otoño o primavera las hojas durante todo el año culinario como condimento. Contra el mal aliento.
Romero mediante semillas en primavera y por esquejes de marzo a junio las hojas secas y en floración para esencia. antiinflamatorio, antiséptico
Salvia por esquejes de julio a octubre las hojas durante todo el año antiséptico, relajante muscular.
Stevia mediante esquejes en primavera y verano sus hojas de marzo a septiembre regula el azúcar en sangre, reduce la presión arterial.
Tomillo de abril a mayo por semilla o división por matas hojas y flores en primavera uso culinario como condimento. Antiséptico y digestivo.

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *