Móstoles en transición, un pequeño paso, una gran ciudad, un camino largo

[This post is also available in english]

Durante todo el 2015, desde el Instituto de Transición Rompe el Círculo y la candidatura ciudadana de unidad popular GANAR Móstoles hemos trabajado juntos en diseñar las estrategias que hagan posible el plan Móstoles, Ciudad en Transición.

Fruto de esta colaboración, y del esfuerzo de los concejales de esta formación, a los que queremos agradecer su laboriosa dedicación a las ingratas tareas que han tenido que asumir, el pasado jueves 26 de noviembre fue aprobada, por unanimidad, una moción municipal para sumar a Móstoles al movimiento de ciudades en transición.

Esta moción supone el compromiso explícito por parte de todos los grupos municipales a:

  • Realizar en futuro una declaración institucional que incorpore a Móstoles a alguna de las redes emergentes que a nivel internacional están cohesionando estas experiencias y
  • Traducir este compromiso en hechos, con el desarrollo de un proyecto piloto en colaboración con los actores que, desde la sociedad civil, vienen impulsando el plan Móstoles, Ciudad en Transición.

Sabemos que es sólo un pequeño paso, quizá ni siquiera sea el más importante, pero es un paso que nos permite generar un marco de acción que, en el plano institucional, posibilite desarrollos posteriores con una dimensión mucho más práctica: cambios palpables en la vida cotidiana de los mostoleños y las mostoleñas, que faciliten una vida buena, al alcance de todas y todos, en un planeta finito.

Desde el Instituto de Transición Rompe el Círculo comenzaremos por intentar traducir el compromiso institucional en una ambiciosa red de huertos urbanos combinada con un potente programa de intervención pedagógica en centros educativos, y confiamos en ir sumando a la iniciativa el resto de los 22 proyectos diseñados en coordinación con otros movimientos sociales, con el objetivo de implementar en Móstoles un proceso de transición integral.

Nuestra actividad seguirá, sin embargo, siendo independiente de las instituciones porque sabemos que la política institucional es un campo minado para la transformación social. No pecamos de ingenuidad, y una moción puede convertirse en papel mojado si no viene amparada por todo un esfuerzo externo, realizado desde la autoorganización y autogestión. Pero sabemos, por experiencia propia, que la autogestión también tiene límites. Necesariamente, un proceso de transición tiene que ser un proceso de experimentación con estrategias duales: un pie dentro de los ayuntamientos y diez pies en las calles, en las comunidades, en la construcción desde debajo de las alternativas y las utopías concretas.

Consideramos que la declaración de Móstoles como ciudad en transición es un hito importante e ilusionante, hablamos de una gran ciudad (200.000 habitantes), a 17 km del centro de Madrid, pero con un ambiente social de pueblo, con una amplia superficie sin urbanizar, una agricultura periurbana todavía viva y un tejido social rebelde que lleva muchos años mostrando músculo transformador. Además, Móstoles posee un enorme potencial de contagio, al estar situada en el cinturón rojo de Madrid, un espacio urbano que aglutina a un millón de personas de similares características sociales, culturales y urbanísticas. Confiamos en que el éxito de un proceso de transición en Móstoles pueda extenderse a todo un espacio sociológico que tiene un peso importante en el devenir futuro de nuestro país. El objetivo es enorme, y escapa sin duda a nuestras posibilidades actuales, pero ésta, como toda gran aventura, tiene comienzos humildes.


Este post está basado en un texto más largo, que se publicará en la revista 15-15-15 que puedes descargar aquí: comunicado-mocion-transicion-para-15-15-15.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *