III. Agua: escasez y sistemas de ahorro.

Sesión 3: Agua: escasez y sistemas de ahorro.

 

  1. Madrid y su entorno. Cuestiones básicas sobre climatología.

 

El clima es un factor básico limitante para la diversidad de las plantas y animales dada en un área determinada.

Madrid:

Clima mediterráneo continental, Temperatura promedio es 14, 5ºC. Los inviernos son fríos, con temperaturas inferiores a los 4-5ºC, heladas frecuentes y nevadas. Los veranos son calurosos con medias entorno a los 24ºC en julio y agosto. La oscilación diaria es importante en la periferia de la capital (10ºC), pero se ve reducida cerca de los centros urbanos. La amplitud térmica es elevada, debido a la distancia del mar y a la altitud (600m sobre el nivel del mar) zona semi-árida y sus implicaciones, tipo de vegetación predominante, temperatura, índice pluvial. Las precipitaciones anuales rondan los 400 mm, con mínimos muy marcados en verano (cuatro meses secos, de junio a septiembre). Cuenca del Guadarrama.

Temperatura:

mapa temperatura

mapa retiro tempTA: media máxima

TI: media mínima

TMA: mayor máxima

TMI: mayor mínima

 

 

 

 

Lluvia:

mapa lluviaretiro lluvia

 

P: precipitación total media

PM: precipitación máxima diaria.

  1. Agua: eficiencia en su uso .

 

 

 

 

Aunque pueda parecerlo, el agua no es un recurso renovable si tenemos en cuenta la cantidad de años que hacen falta para que se regenere un acuífero. Echemos cuentas: La Tierra está compuesta en un 70% de agua. Pero de esa cantidad, sólo el 3% es agua dulce. Dividamos ahora ese 3%:

75% de hielo.

13.5% de agua subterránea  a más de 800 metros bajo tierra. Y ya no tenemos la seguridad de si es agua limpia porque en ella pueden haberse acumulado metales pesados.

11% de agua subterránea por encima de los 800 metros bajo tierra (mbt).

0.035% de están en la atmósfera.

0.03% de en los lagos

0.03% de en los ríos.

Si agotamos el agua de un acuífero a menos de 800 mbt, tardaría 300 años en volver a llenarse, 16.000 años si lo hacemos con los glaciares, 4.600 si es en acuíferos a más de 800 mbt, 13 años en reciclar el agua de un lago, 13 días los ríos y 9 días en la atmósfera. Por tanto, el agua no es un recurso renovable e infinito.

En un lugar como España, el agua comienza a ser un bien escaso. Ya hemos visto en algunas comunidades cómo se tienen que hacer restricciones de agua a diario y todos conocemos los grandes intentos de obras de ingeniaría para el trasvase de agua de ríos hasta grandes ciudades. Por otro lado, la exagerada extracción de agua es un tema de preocupación constante en toda España, ya que la salinización de los pozos de la zona mediterránea es bien conocida y de difícil solución. Capitales como Barcelona están sufriendo una alta salinización del agua de consumo. Prácticamente en todos los países se están secando las fuentes, arroyos y praderas, se mueren bosques y las casas se agrietan como consecuencia drástica de la disminución de agua en las capas freáticas.

La distribución del uso del agua corre de la siguiente manera: la mayor parte, un 70% se dedica a la agricultura, un 20% para la industria y un escaso 10% para uso doméstico. Es por eso que, aunque la incidencia de nuestro huerto sea mínima comparado con los grandes sistemas de agricultura industrial, debemos tomar conciencia de nuestro uso del agua a la hora de planear un huerto.

En cuanto a nuestro uso doméstico, hay muchas formas de ahorrar agua en nuestros hogares. En este punto debemos destacar que las cisternas particulares podrían aliviar de manera importante las depuradoras. Debemos reconocer que para muchos usos caseros no se necesita agua potable. Por ejemplo, en el váter. Gastamos alrededor de 40 litros diarios de agua potable sólo con el uso de éste, consumo fácilmente remplazable por agua de lluvia o aguas ya utilizadas para otras labores domésticas.

  1. Microclimas

Un microclima es un clima local de características distintas a las de la zona en que se encuentra. El microclima es un conjunto de afecciones atmosféricas que caracterizan un entorno o ámbito reducido. Así mismo depende de muchos otros factores. Los factores que lo componen son la topografía, temperatura, humedad, altitud-latitud, luz y la cobertura vegetal. Además de los microclimas naturales, existen los microclimas artificiales, que se crean principalmente en las áreas urbanas debido a las grandes emisiones de calor y de gases de efecto invernadero de éstas.

A pesar de que cualquier planificación del sitio debe considerar el clima general de la región, debemos tomar también en consideración los diferentes microclimas debido a la topografía, los suelos, la vegetación y otros factores. Por eso es de vital importancia analizar el sitio en detalle más que depender de las estadísticas amplias dadas para el sitio. Estudiando los microclimas, tendremos habilidad para ubicar las estructuras y plantas en los lugares más favorables; enfocar la energía benéfica y dispersar la energía hostil (por ejemplo, se establecen barreras de plantas en defensa del viento cerca de las cosechas o se pueden plantar árboles de manera que las brisas corran hacia la casa). Hemos de intentar extender los microclimas favorables. Para poder reconocerlos, hemos de tener en cuenta la fisionomía del sitio.

Aspecto: se refiere a cómo las inclinaciones están orientadas en relación al sol o cómo afectan las condiciones del sitio debido a la cantidad de sol directo que ellas reciben.  Las paredes con orientación al Sur reciben la mayor cantidad de luz solar, si están orientadas al Este, recibirán más luz por la mañana, mientras que si es al Oeste, tendrán más luz por la tarde. Tendremos esto en cuanta a la hora de ubicar plantas que requieran más sol o más sombra.

Vientos: aunque cualquier sitio está sujeto a los patrones globales de viento, solamente los vientos locales prevalentes son importantes cuando se está planificando el microclima.  Normalmente, podemos predecir la dirección del viento por la examinación de los árboles y arbustos del sitio. Si ellos están inclinados en una dirección particular, esto significa que están respondiendo a los vientos frecuentes. Si no hay vegetación en el sitio, se puede poner una estaca con una faja de tela o plástico atada cerca de la punta. Observándola en varias ocasiones, podemos conocer la dirección usual del viento.

Las paredes: ofrecen protección contra los vientos y pueden ser usadas para reflejar el sol invernal. Las paredes pintadas de color blanco reflejan el calor (reduciendo así la ganancia de calor): las plantas frente a ellas madurarán mejor.

El  enrejado: es útil para la protección rápida de los vientos, para dividir el espacio y para producir microclima.

El mulch (cobertura de paja) produce sombra para la tierra y absorbe el agua con facilidad y deja salir al suelo lentamente, siendo una ayuda importante en la retención de la humedad del suelo durante los periodos de calor.

  1. Práctica: recogida de agua de lluvia y atrapanieblas.

Recogida de agua de lluvia:

Colocación canalón: materiales: canalón y piezas, destornillador de batería, tornillos, tacos de madera, tanque, red.

Colocar el canalón, lavar el tanque, conectar las piezas, poner filtro antes de la llegada al tanque.

Necesidad de estar tapado para evitar evaporación de agua y entrada de impurezas y bacterias.

Calculando la capacidad necesaria del tanque:

área del tejado x indice pluvial anual.

Tanque de 2/3 del total.

Atrapaniebla:

Red, postes, botellas de plástico, tijeras, cinta adhesiva, cordón, destornillador de batería y tornillos, tanque.

Cortar los postes, hacer agujero para los postes y para el tanque de 20 litros. Poner una boca de botella en el canalón para desagüe.

Creación de bancales con sistemas de ahorro, autorriego y estanque.

Sistemas de autorriego

Podemos encontrar diferentes sistemas para regar nuestras plantas, desde la clásica regadera hasta sistemas más sofisticados como el riego por goteo ya sea con temporizador o manual.

El agua que utilicemos ha de estar tibia, nunca muy fría ni muy caliente. Por otro lado, es conveniente que sea agua no clorada.  Un sistema de riego por goteo, aunque sea más complejo, tiene la ventaja de que no tendremos que estar pendiente del riego si no estamos y además aprovecha mucho mejor el agua porque ésta cae directamente sobre la raíz de la planta. Existen sistemas prefabricados de riego por goteo, o podemos fabricarnos nosotros uno en casa. Hay diversos sistemas hechos con botellas de agua. Desde el más sencillo, con botellas clavadas en la tierra al lado de nuestra planta con el tapón agujereado para que vaya saliendo el agua hasta los más complejos aprovechando la energía solar para evaporar el agua y que ésta vaya cayendo a medida que la planta lo necesite.

botellas

Otras maneras de ahorrar agua pueden ser la cobertura viva (uso de otras plantas rastreras o herbáceas para cubrir la tierra) o cobertura muerta (mulch).

Como cobertura viva podemos utilizar trébol, que además es un buen fijador de nitrógeno, y aportará a la tierra lo que las plantas más consumen. Capuchina, una planta cuyas hojas y flores se pueden utilizar para ensalada (dará un sabor picante) o incluso patata dulce, que además de cubrir rápidamente el suelo da unos frutos semejantes a la patata con grandes propiedades nutricionales. Como cobertura muerta normalmente se utilizará paja de cereal ya que no se pudre con facilidad y resiste toda la temporada.

Bancales de autorriego.

Arena, tubo agujereado, malla de rachel, tubito de desagüe con tela de filtro, paredes, tapón, maderas y clavos.  Profundidad a 20 cm del suelo, colocar el tubo de desagüe a a ras de suelo, poner tubo agujereado, cubrir con arena, poner malla de rachel, colocar las paredes. Unirlas con maderas y clavos. rellenar con tierra, sobreponer capa de mulch, cubrir con paja.

wickingbed_diagram1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *