Favorecer la biodiversidad II: construcción de un hotel de mariquitas

 

Complementariamente al uso de plantas no hortícolas beneficiosas para nuestro huerto, nos encontramos con la fauna auxiliar. Si queremos mantener un huerto equilibrado, la diversidad tanto de fauna como de flora se ven necesarias.

En este taller, nos centraremos en la fauna existente en un huerto ecológico.

Aunque resulte extraño querer propiciar la presencia de insectos en nuestro huerto, pues durante años se han tenido por enemigos de nuestros cultivos, debemos recordar que son pieza fundamental. No hay que olvidar que la flor sin polinizadores nunca dará fruto a menos que lo hagamos manualmente, tarea inmensa y poco práctica. Por tanto, la presencia de insectos alados, especialmente de abejas y otros himenópteros, es vital para la vida en nuestro huerto.

Un sistema equilibrado permite la convivencia sana de insectos beneficiosos y perjudiciales, ambos se complementan y se mantienen en unos márgenes que no permiten que ninguno de ellos se vuelva plaga y, por tanto, un perjuicio para nuestro huerto.

Además de los insectos propiamente polinizadores, que obviamente son fundamentales en nuestro huerto, existen otros tipos de insectos que pueden ayudarnos a mantener el equilibrio al que nos referimos anteriormente:

Depredadores: individuos que se alimentan de otros seres vivos, como por ejemplo la mariquita, escarabajos soldado, mantis religiosa, moscas, chinches, arañas, crisopas, libélulas y ciertas avispas.

Parasitoides: aquel que en estado larvario se alimenta de otro y se desarrolla dentro de él. Es común la utilización de ácaros de la familia Phytoseiulus para luchar contra la araña roja.

Entomopatógenos: microorganismos parásitos (nematodos, bacterias, parásitos, virus) que frecuentemente matan al insecto huésped.

Para favorecer la existencia de estos seres vivos beneficiosos debemos propiciarles un hábitat adecuado para su atracción. Esto lo conseguiremos mediante la combinación de plantas huésped con cultivos propensos a la existencia de su alimento. Algunos ejemplos de combinaciones son las siguientes:

La manzanilla en primavera atrae a las crisopas, depredadores de pulgones y avispas depredadoras.

El romero y las apiáceas (hinojo, zanahoria, perejil, apio…) atrae con su floración a insectos depredadores como las avispas parasitarias, sírfidos y otros.

La combinación del cilantro con cualquier planta previene la aparición de áfidos, insectos entre los cuales se encuentran los pulgones.

El ajo también es buen protector contra  hongos, bacterias, pulgones y ácaros.

Los tajetes repelen a nematodos y hormigas.

Además del uso de plantas, que permiten la atracción de estos insectos y sin la cual sería imposible que apareciesen, existen métodos para retener en nuestro huerto a estos insectos.

Por un lado, las bandas florales, de las que ya hemos hablado, son fundamentales.

Por otro, podemos construir artificialmente los llamados hoteles de insectos para ofrecerles un lugar donde depositar sus huevos e hibernar.

Para ello necesitaremos distintos materiales, cada especie prefiere un hábitat distinto, por lo que en un mismo lugar, podemos probar diferentes formas y espacios de cobijo:

  1. Para crisopas, depredadoras de pulgones y cochinilla algodonosa: caja llena de fibras de embalaje, paja o madera y con aberturas en forma de ranura.
  2. Para los abejorros, insectos polinizadores: otra caja con una abertura de 10 mm. y una plancheta para que se posen. O una maceta del revés con paja dentro.
  3. Para abejas solitarias, también polinizadoras: ladrillos huecos llenos de arcilla y paja o cañas cortadas.
  4. Para otros himenópteros como abejas comunes y avispas: tallos de arbustos con médula (zarzas, rosa, frambuesa, saúco).
  5. Para xilófagos y hongos descomponedores, que ayudan a descomponer la madera para transformarla en abono: madera vieja apilada.
  6. Para invertebrados en general, hojas secas y paja imitan el suelo de bosque.
  7. Para arañas, escarabajos y miriápodos, trozos de corteza apilados.
  8. Para las mariquitas y otros insectos que necesitan hibernar: troncos con agujeros de varios tamaños.
  9. Para los escarabajos: pedazos de ramas.

 

Para que este hotel tenga éxito, es muy importante que se localice en un lugar con abundancia de plantas que produzcan flor y néctar para alimentar a algunos de estos insectos que se alimentan de él en caso de escasez de insectos. Algunas recomendaciones son:

Plantas con una sola flor frente a plantas con flores compuestas producen más néctar, como margaritas y caléndulas.

Plantas con floraciones en distintos momentos para garantizar mayor tiempo con flor. Si plantamos caléndulas, zinias, capuchina y clavel de indias tenemos garantizada floración desde abril hasta la llegada de las heladas.

Entre las flores silvestres que más agradan a las abejas y lepidópteros (mariposas) tenemos: malvas, diente de león, hinojo, caléndula y milenrama. También podemos plantar geranios, romero, girasol, lavanda e hibiscos.

Algunos ejemplos de hoteles curiosos:

 

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *