El huerto y la luna

calendario-lunarAunque existen muchos mitos y pocos estudios científicos respecto a los efectos que la luna tiene en ciertas situaciones, como por ejemplo, la fecundación; es un hecho demostrado que la luna ejerce una fuerza de atracción sobre la tierra que es captada por elementos especialmente dotados de escasa cohesión como es el agua, y por tanto, influye en las mareas.  Muchas culturas aisladas entre sí creen en el poder de la luna sobre la huerta, y si la luna ejerce un efecto de atracción sobre los líquidos, ¿por qué no sobre la savia de las planta? Algunos libros destacan que planificando los cultivos de acuerdo con el estado de  la luna se pueden obtener resultados de hasta un 20% más de producción. De hecho, la agricultura biodinámica es un sistema que planifica la huerta teniendo en cuenta tanto las fases de la luna como la posición de los astros. Este sistema cuenta con muchos seguidores en todo el mundo y promete mejoras en la calidad y cantidad de los alimentos cultivados, aunque todavía no existen ensayos científicos que demuestren su eficacia. En resumen, la influencia de la luna sobre los cultivos tendría que ver con las fuerzas de atracción, pero también con la luz que desprende y el magnetismo.

Desafortunadamente, seguir las fases de la luna a la hora de planificar la plantación de los cultivos, sobre todo si nuestra huerta es muy diversificada y nosotros somos agricultores noveles, es complicado y un trabajo muy concienzudo y sin descanso, ya que existen días muy concretos que se dicen idóneos para realizar ciertas tareas. Y es que no solo hemos de tener en cuenta si la luna es menguante, llena, decreciente o nueva. A la hora de planificar hemos de tener en cuenta también si es ascendente o descendente. Es por ello, que aconsejamos aprender a cultivar con la luna una vez tengamos dominados los tiempos de  siembra y particularidades de cultivo de cada planta. Es recomendable también usar un lunario para la huerta del año en que estamos para que nos indique qué momento es propicio para cada cosa y así no tener que hacer nosotros la planificación.

Como hecho que todavía no se ha estudiado bien y se basa en las creencias populares, podemos encontrar diferencias entre las tareas de cada momento según las culturas. En este taller, intentaremos acercarnos a aquellas creencias de las personas cercanas a nosotros y explicaremos lo que ellos nos han contado y probado directamente. Por lo general se dice que cuando la luna está casi llena, ejerce un efecto similar al que hace con la marea y el agua se concentra de manera que las semillas pueden absorberla mejor. Por el contrario, a medida que va reduciéndose la luminosidad, el crecimiento foliar se hace más lento y la fuerza se va concentrando más en las raíces.

Teniendo esto en cuenta, en términos generales podemos destacar lo siguiente:

Con luna ascendente: la fuerza de la planta se concentra en su parte aérea. Momento para cosechar hortalizas de hoja, tallo y fruto para consumo inmediato, cortar esquejes (y reservarlos para plantar en luna descendente) y hacer injertos.

Con luna descendiente: la fuerza de la planta se concentra en el subsuelo. Momento para abonar, plantar raíz, plantar esquejes, realizar podas y recolectar aquello que deseemos conservar. Si coincide con luna decreciente, es el momento ideal para realizar trasplantes a raíz desnuda.

Luna creciente: la savia sube de las raíces a la copa. Cuanto más nos acercamos a la luna llena, más vitalidad tienen las plantas y por tanto más capacidad para luchar contra enfermedades. Sus frutos aportan más vitalidad a quienes los consumen. Es por tanto, buen momento para recolectar hortalizas de fruto, y aquellas que vayan a consumirse frescas. Aplicar tratamientos preventivos y paliativos, recoger semillas, hacer acodos e injertos, y plantar aquellas semillas que tardan poco (rabanitos, nabo…) en germinar y aquellas que tardan casi un mes (zanahorias, cebollas…) . En cuanto a podas, si lo que deseamos es fortalecer la planta, este es el momento.

La luna llena: el follaje de las plantas crece con más intensidad, al estar la sabia concentrada en sus hojas. Es buen momento para realizar desherbados y cosechar frutos y legumbres.

La luna decreciente: la savia comienza a bajar hacia las raíces, que se ven beneficiadas de este movimiento. Es por ello que es el momento idóneo para plantar desde semilla aquellas plantas que tardan unos 7-10 días en germinar, plantas de bulbo  aquellas plantas que se desarrollan bajo el suelo, trasplantes a raíz desnuda, y siembra de plantas de hoja. En cuanto a la poda, si lo que deseamos es acentuar los efectos depresores de la luna nueva, este es el momento ideal. Cosecharemos también aquellas plantas que vayamos a conservar durante más tiempo (tomates para conserva, tubérculos…).

Luna nueva: es un momento de parón vegetativo, por lo general, no plantaremos nada en este momento. Es recomendable también, no hacerlo el día antes ni después de luna nueva, ya que los efectos de la luna son también casi nulos. Se recomienda únicamente desherbar y revisar aporques y tutores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *