I. Panorama mundial general. Bases de la permacultura.

Sesión 1:

Panorama mundial general. Bases de la permacultura.

  1. Conceptos básicos de permacultura.

La permacultura es una aproximación holística, es decir de conjunto, a los sistemas agrícolas. En su concepción, integra todas las relaciones socioculturales que ésta aporta a las sociedades. Y de hecho, considera estos sistemas desde el punto de vista ecológico. Podría decirse que la permacultura permite diseñar sistemas sostenibles.

La palabra permacultura es una contracción de no sólo agricultura permanente sino también de cultura permanente, es decir sostenible, ya que las culturas no pueden sobrevivir por mucho tiempo sin una base agrícola sostenible y una ética del uso de la tierra.

Cuando hablamos de ecosistemas agrícolas, hablamos concretamente de sistemas que contienen componentes vivos y que tienen un propósito agrícola. Todo ecosistema en el mundo funciona dentro de un contexto que incluye todas las partes de éste. Así pues, es necesario tenerlo en cuenta a la hora de realizar un diseño. La idea básica del proyecto radica en la ubicación relativa de los diferentes elementos del sistema.

La permacultura nos propone aprender de aquello que nos enseña la Naturaleza en cada una de sus manifestaciones. Un buen diseño permacultural sería un círculo completo en el que no se producen escapes de energía.  Para ello, hay que buscar la integración de sus elementos en su entorno natural aprovechando los recursos disponibles a su alcance. Permitirá cubrir todas las necesidades de los elementos integrantes del sistema, utilizar todos los productos y residuos que se obtengan de éste y devolverlos al sistema para un aprovechamiento óptimo de su energía. A la hora del diseño hemos de ver cuales son las debilidades de nuestro sistema y hacer de ellas una fortaleza. Cada necesidad que no se satisface hemos de buscar la forma de satisfacerla sin necesidad de una aportación exterior de energía.

La permacultura propone una ética que cimienta en tres pilares básicos: el cuidado a la tierra, el cuidado a las personas y reparto equitativo. Propone un cambio de mentalidad, una reorganización de los esquemas mentales vigentes en la sociedad en el que se prioriza la cooperación frente a la competición.

¿Qué es la permacultura?

Los fundadores de la permacultura, Bill Mollison y David Holmgren establecieron durante los años 70 las bases para definir la permacultura.

Se trata del diseño cuidadoso y mantenimiento de sistemas agriculturales que resultan productivos durante largos períodos de tiempo.

Se basa en sistemas naturales y trabaja con la naturaleza y no contra ella.

Cada elemento en permacultura  tiene inputs y outputs. Los primeros son las necesidades y los segundos los productos. En un buen diseño en permacultura, los productos de algunos elementos son las necesidades de otros elementos. De esta manera, no hay recursos que se desperdicien y no generamos polución. El ejemplo que siempre se pone es el de la gallina (nos da carne, huevos, plumas, gallinaza/ necesita comida, otras gallinas, aire, cobijo y agua). Es importante incluir todo en el sistema para cerrar círculos. Otro ejemplo, puede ser un váter seco.

Un hábitat diseñado según los principios de la permacultura se entiende como un sistema en el cual se combinan la vida de los seres humanos de una manera respetuosa y beneficiosa con la de los animales y las plantas, para proveer las necesidades de todos de forma adecuada.

El proceso de diseño tiene como objetivo una integración óptima de las necesidades ecológicas, económicas y sociales del sistema, de modo que a largo plazo se pueda autorregular y/o mantener en un equilibrio dinámico mediante interferencias mínimas. Por eso, es importante pensar en nuestro ecosistema como un todo, y no como una aglomeración de elementos individuales. Cuanto más nos demos cuenta de sus interrelaciones, más provecho podremos sacarle y menos perjudicaremos a los sistemas naturales.

A pesar de la evolución rápida de tecnologías existentes, el planeta se encuentra en un momento crítico y nuestros sistemas naturales están en crisis. Pérdida de suelos fértiles, incremento de los desiertos, pérdida de agua potable, futuro desabastecimiento de energía y falta de combustibles fósiles.

Principios de la permacultura

Durante los años 70, la permacultura fue concebido como un concepto práctico, un conjunto de estrategias y diseños, con un enfoque implícito hacia la transformación de abajo hacia arriba. En el primer libro que se refiere al concepto (Permacultura uno, los autores Bill Mollison y Davin Holmgren, no se querían detener demasiado con el desarrollo de un marco teórico, más bien explican el concepto a través de ejemplos y aplicaciones prácticas. Más adelante publicarían Permacultura dos y ya en 1988 Manual de diseño de permacultura con mucha más información y un reflejo de un estudio después de 10 años. Es en 1991 cuando publican Introducción a la permacultura en el que presentan una serie de principios ecológicos a considerar durante el proceso de diseño. Con una perspectiva más amplia, estos principios pueden verse manifestados en muchas áreas y dominios de la vida cotidiana, sin embargo, muchos educadores y activistas los complementaron con una serie de principios de actitud, las cuales enfatizan el carácter holístico de pensamiento y acción permacultural. David Holmgren es el que más profundizó en esta idea y los organiza en 3 principios éticos y 12 principios de diseño.

Principios éticos:

  1. Cuidar la tierra: uso y manejo cauteloso de sistemas complejos, interdependientes, en proceso de evolución y fuera de nuestro entendimiento completo. Todas las especies, todos los procesos, todos los elementos tienen un valor en sí mismo, más allá de su valor monetario o funcional para el hombre. Hay que integrar con una perspectiva a largo plazo los ciclos naturales de materiales y flujos energéticos dentro de los sistemas fundamentales para la vida.
  2. Cuidar de la gente: Este componente social toma en cuenta los derechos de toda la gente y los pueblos a decidir sobre su vida. Aquí se hace evidente el problema de la libertad y responsabilidad. Para garantizar el derecho a diseñar libremente elsuso de los recursos básicos, se hace necesario llegar a un equilibrio entre las necesidades individuales y comunes. Todos los seres humanos deben tener el mismo derecho y acceso a recursos y conocimientos. Actualmente, la humanidad basa su comodidad (y progreso) en el ultraje de la riqueza planetaria, que priva a otras personas (y generaciones futuras) de sus propios recursos locales. A medida que reducimos nuestra dependencia de la economía global y la reemplazamos con economías domésticas y locales, reducimos la demanda que mueve las desigualdades actuales.
  3. Compartir con equidad: Al asegurarnos que todos los productos y excedentes están dirigidos hacia los objetivos anteriores, podemos empezar a construir una cultura verdaderamente sostenible y permanente. Este componente también tiene que integrar la limitada tolerancia y capacidad regenerativa de nuestro planeta tierra. Los seres humanos tenemos que aprender la práctica de la autolimitación sostenible respecto a la satisfacción de nuestras necesidades (como individuos o como especie humana hacia la tierra y sus ecosistemas, pero también entre nosotros como individuos y comunidad. Además de relacionarse este principio con la realización consciente de la autolimitación y redistribución justa y equitativa de los excedentes que se han podido lograr juntos, lo hace también con el cuidado y apreciación de los ciclos naturales de materiales, minerales y nutrientes y su reconstrucción/regeneración como meta a lograr en cualquier diseño permacultural, bajo la misma premisa ética de conservar y construir recursos para las generaciones que vienen.

Principios de diseño:

  1. Observar e interactuar: Observación cuidadosa de los procesos sistémicos e interacciones consciente con los elementos del sistema. Lograr máximo efecto con mínima interferencia.
  2. Captar y almacenar energía: redescubrimiento e uso adecuado de los almacenes de energía, los cuales en todas las culturas preindustriales fueron patrimonios naturales esenciales para la supervivencia. La prioridad es la progresiva autonomía local y bioregional, para independizarse cada vez más de los sistemas globalizados de alto consumo energético.
  3. Obtener un rendimiento: Rendimiento, beneficio o ingresos funcionan como recompensa que anima al mantenimiento del sistema que los generó (retroalimentación positiva)
  4. Aplicar autorregulación y aceptar retroalimentación: Descubrir y utilizar procesos de autoregulación en los sistemas. Integrar el desarrollo de culturas y comportamientos sensibles a las señales de la naturaleza para prevenir la sobreexplotación (retroalimentación negativa).
  5. Usar y valorar los servicios y recursos naturales: uso cauteloso pero productivo de recursos renovables (sol, viento, agua, biomasa). Reducir el empleo de recursos no-renovables.
  6. Producir sin desperdicios: evitar los desechos a través del rechazo, reducción, reutilización, reparación y reciclaje.
  7. Diseñar desde los patrones hacia los detalles: un diseño exitoso necesita un entendimiento de los patrones superiores de la naturaleza. Los detalles planeados y deseados de un proyecto de permacultura toman en cuenta estos patrones y se desarrollan conforme a ellos.
  8. Integrar más que segregar: las relaciones entre los elementos son tan importantes como los elementos en sí mismos. Ubicarlos de modo que cada uno sirva las necesidades y acepte los productos de otros elementos. Co-operación de múltiples elementos en vez de eliminación de algunos y competencia entre ellos.
  9. Usar soluciones lentas y pequeñas: estrategias pequeñas y lentas mantienen los sistemas a escala humana y son más productivos a largo plazo que los proyectos grandes que necesitan de mucho tiempo, energía y recursos.
  10. Usar y valorar la diversidad: uso, conservación y ampliación de la diversidad de elementos en los sistemas. Esto asegura su estabilidad y resiliencia y hace posible su auto-organización a largo plazo.
  11. Usar los bordes y valorar lo marginal: descubrir la riqueza de los bordes/límites entre los sistemas y usarlos productivamente.
  12. Usar y responder creativamente al cambio: uso creativo de los ciclos, pulsos y procesos de sucesión naturales, para poder reaccionar a los desafíos del futuro adecuadamente.

Sectores

Es necesario que comprendamos todas las energías externas que tengan influencia dentro de nuestro lugar (luz solar, vientos, lluvia, incendios, polución sonora, atmosférica, visual, animales, personas..). Tenemos que realizar un diseño para direccionar o bloquear estas estas energías. Estos sectores servirán más adelante para definir la posición de cortavientos, dirección de los bancales entre otras cosas.

Por ejemplo, ser conscientes de la cercanía de animales perjudiciales apra nuestro huerto como jabalíes y conejos, reconocer las zonas más ventosas para proteger nuestros cultivos, buscar lugares potenciales de inundación para recanalizar el agua… son formas de anticiparse a los posibles problemas de nuestro huerto mediante la planificación y el diseño adecuado. Esto se complementa con la planificación por zonas.

Zonas

Al contrario de los sectores, que trabajan con las energías externas del sistema, las zonas trabajan con las internas. Principalmente en relación al trabajo humano y al movimiento de agua y nutrientes. Todo el proyecto se plantea de forma que obtengamos la mayor economía de trabajo y recursos, creando puntos de acción cerca de donde se producen los recursos. Así alcanzaremos la mayor eficiencia energética posible. En el caso de una granja, colocaríamos los elementos que necesitan mayor atención humana cerca de la casa, y aquellos que pueden mantenerse con poco manejo, más lejos. También tenemos en cuenta todos los productos y subproductos del sistema. Se dice que la basura sólo es un recurso mal aprovechado.

Existen 5 zonas básicas. Dependiendo de las circunstancias del terreno, veremos si las creamos todas o no. Las dos únicas zonas que deben existir siempre son la zona 1 y la 5, sin la zona 5, en la cual sólo entraremos para aprender o para una recolecta ocasional de semillas, nos quedaremos sin referencia para la comprensión de los procesos que intentamos reproducir en las otras zonas.

ZONA  1 — La más cercana a la casa, se sitúan en esta los elementos que requieren atención frecuente o que necesitan ser visitadas a menudo como por ejemplo, alimentos para ensalada, aromáticas, vermicompost, invernadero…  En nuestro caso, dado que no tenemos la casa cerca, no podemos hacerlo. Pero se colocarán en un futuro, elementos de uso frecuente alrededor  de la caseta de herramientas.

ZONA 2 — Esta area es para plantas perennes que requieren menos mantenimiento, como árboles y arbustos frutales. También es un buen lugar para panales de abejas, o composteras más grandes.

ZONA 3 — Una zona para cultivos que requieren cuidado una vez a la semana o similar. Tanto cultivo domestico como commercial.

ZONA 4 — Una zona semi-salvaje, utilizada para recolectar comida silvestre y madera.

ZONA 5 — Una zona salvaje. No hay intervención humana en esta zona exceptuando la observación . Aquí se ve representado el primer principio de la permacultura, trabajar con ella y no contra ella.

 Pico del petróleo y crisis energética.

La permacultura apuesta por una distribución local, que no dependa de combustibles fósiles a través de la minimización de los costes de transporte, el empaquetado y el mercado. Por otro lado, se intenta aprovechar la energía y los nutrientes de manera que éstos sean retenidos dentro del sistema el mayor tiempo posible. La permacultura es el uso intensivo de información e imaginación, no de capital o de energía.

Si estamos de acuerdo en que la disponibilidad de energía barata ha permitido que nuestra cultura haya acelerado el cambio climático, también estaremos de acuerdo que estos dos problemas son algo que no puede verse sino como un problema conjunto. Es la cultura del consumo y el crecimiento lo que no puedremos sostener  ni nosotros ni el planeta. En boca de David Holmgren, co-creador del concepto de permacultura, la permacultura es un sistema de diseño desarrollado durante los últimos 30 años específicamente para responder de forma creativa a un futuro que tendra de forma progresiva cada vez menos energía disponible.

* Para más información sobre el pico del petróleo referirse a las charlas del ciclo crisis de civilización y transiciones postcapilalistas.

Siendo este sistema tan eficiente, ¿cuales son las causas por las que no se ha extendido durante las últimas décadas de manera mayoritaria? Por un lado, la prevalecencia de una cultura científica de reduccionismo es escéptica con los métodos de investigación holística. Por otro, la dominante cultura del consumismo, que ha resultado en medidas económicas disfuncionales sobre el bien estar y el progreso. Por último, las élites políticas económicas y sociales (tanto globales como locales) que temen perder influencia y poder si adoptamos más autonomía local y autosuficiencia. (esence of permaculture homlgren)

Me quedo con una frase de Bill Mollison de su manual de Diseño de permacultura:

Nuestro estilo de vida consumista nos ha llevado a la autodestrucción. No hay ya tiempo para seguir derrochando ni necesitamos acumular más evidencias del desastre. Ha llegado el tiempo de actuar. Creo fuertemente que la gente son el único recurso que la gente necesita. Sobreviviremos juntos o ninguno lo hará. Una persona con valentía hoy es una persona de paz. La valentía que necesitamos rechaza la autoridad y acepta la responsabilidad personal. La única decision ética es tomar responsabilidad de nuestra propia existencia y la de nuestros hijos.

-Bill Mollison, Permaculture: A Designers Manual

  1. Práctica: Patrones en la naturaleza.

La Naturaleza se presenta en forma de patrones, algunas veces se ven claramente, otras en cambio se crean sistemas de patrones más complejos. He aquí algunos patrones que se repiten en la naturaleza:

Espirales (desagüe, caracol, espiral de aromáticas)

Ramificaciones (río con afluentes, pulmones, árbol, hoja)

Ondas (mar, dunas, montañas)

A la hora de crear un huerto en permacultura, daremos preferencia a los patrones que se asemejan a aquellos utilizados por la naturaleza. Una de las bases de la permacultura, es imitar en todo lo posible, lo que la naturaleza hace.  La Naturaleza nos lleva siglos de ventaja en cuanto a la creación de ecosistemas equilibrados, por eso, nos beneficiará siempre emular lo que ella hace. Se pueden crear elementos muy bellos a través de patrones naturales.

Es importante destacar que en la naturaleza no hay líneas rectas, todo tiene curvaturas. A la hora de planificar las estructuras de nuestro huerto, deberemos tener en cuenta que si creamos estructuras con curvas, tendremos más superficie de borde dentro de un mismo espacio. Los bordes suelen ser lugares más ricos en biodiversidad, dadas sus circunstancias especiales de límite. Asímismo, si dentro de los bancales planamos de forma no linear, sino en zig-zag, mantendremos las distancias de cultivo sin que cada planta pierda el espacio que necesita.

A: 36 plantas              B: 45 plantas

patrones

 

 

Diseño de bancales sencillos

Por qué bancal y no surco:

Los surcos se utilizaban antiguamente porque era más cómodo para el riego ya que en muchas ocasiones se hacía por inundación. Esto hoy en día se considera una pérdida de agua, un recurso escaso. Nosotros reduciremos al máximo la cantidad de agua necesitada gracias al mulch o acolchado, que protegerá la tierra a la vez que evitará la evaporación. La tradición ha quedado y se sigue plantando en surcos, pero nosotros los descartamos porque aunque parezca un ahorro de espacio, esto se ve compensado ahora con el hecho de que nosotros asociaremos plantas y aprovecharemos más el espacio de lo que antes se hacía. Otro motivo para no hacerlo, es que con los bancales bien delimitados por pasillos, sabremos por dónde pisamos y no compactaremos la tierra mientras trabajamos.  Dado que una de las ideas de la permacultura es no arar, esto es, no modificar las condiciones propicias para la fauna del suelo, al no pisar, no estamos alterando el equilibrio que intentamos recuperar.

En cuanto a la elevación del bancal, hay distintas opciones. Normalmente los bancales son elevados, esto nos permite trabajar más erguidos, pero en lugares con escasez de agua, se ha demostrado que la mejor opción es no elevarlos, porque así el sol tiene menos puntos de incidencia y se mantiene mejor la humedad.

Bancal elevado:

Tiene como ventaja que al estar elevados no estamos trabajando a ras de suelo. Su elevación ideal es de unos 30-50 cm. La tierra suele escurrirse por los bordes, por eso en muchas ocasiones es más sencillo hacer lo que se llaman bancales cerámicos, con piezas cerámicas o de madera que contengan la caída de la tierra.

Parades en crestall:

Es una técnica del mayorquín Gaspar Caballero. Permite el fácil trabajo de la tierra ya que entre los bancales se hace un pasillo con baldosas en el que pisaremos. Para aprovechar mejor el espacio, se colocarán aromáticas entre las baldosas. Estas beneficiarán a nuestros cultivos. Haremos bancales aflojando la tierra a una profundidad de 30 cm.

Bancales permaculturales:

Vamos a jugar con el espacio esta vez y hagámoslo más creativo favoreciendo los bordes. Los bancales en permacultura tienden a representarse más caóticos, pero en realidad sólo simulan los patrones naturales. Lo que vamos a hacer es propiciar que la descompactación del terreno lo hagan los propios microorganismos del suelo simplemente aportándoles lo que necesitan.

Con la hierba bien cortada, delimitar las formas con serrín o con una azada, aireamos con horca, echamos una capa de estiércol, capa de cartón y periódico mojado (regadera), capa de verde, capa de compost, y terminamos con 20 cm de paja. Para sembrar aquí, ya sea semilla o plantón, deberemos atravesar con una espátula todas las capas, haciendo un agujero que rellenaremos con compost.

Bancales permaculturales:

Vamos a jugar con el espacio esta vez y hagámoslo más creativo favoreciendo los bordes. Los bancales en permacultura tienden a representarse más caóticos, pero en realidad sólo simulan los patrones naturales. Lo que vamos a hacer es propiciar que la descompactación del terreno lo hagan los propios microorganismos del suelo simplemente aportándoles lo que necesitan.

Con la hierba bien cortada, delimitar las formas con serrín o con una azada, aireamos con horca, echamos una capa de estiércol, capa de cartón y periódico mojado (regadera), capa de verde, capa de compost, y terminamos con 20 cm de paja. Para sembrar aquí, ya sea semilla o plantón, deberemos atravesar con una espátula todas las capas, haciendo un agujero que rellenaremos con compost.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *