Cosmética natural II

 

IMG_3601IMG_3602

 

El consumo de alimentación ecológica se está haciendo cada vez más común entre nosotros en un intento de reducir la asimilación de sustancias nocivas para nuestro organismo provenientes de los pesticidas y abonos químicos que contiene aquello que comemos. Pero muy pocas veces somos conscientes de que estos químicos pueden encontrarse también en nuestros productos de cosmética, y es a través de la piel y por el vapor de agua inhalado durante la ducha, por donde se absorben y llegan a nuestro organismo y a nuestra sangre muchos tóxicos que intentamos evitar por otros medios.

Muchas de estas sustancias, son las causantes de dolores y enfermedades crónicas sin que nosotros nos demos cuenta de ello.

En las etiquetas de los productos cosméticos que utilizamos, tenemos la descripción de las sustancias que componen el mismo, pero en casi todos los casos, se disfrazan con nombres para la mayoría incomprensibles, de manera que es difícil conocer en realidad la verdadera composición de un champú o un gel de ducha.

Al igual que ocurre con las sustancias químicas que sirven en la industria alimentaria para hacer los alimentos más bellos y apetecibles, en la industria cosmética se utilizan elementos tóxicos para dotar a los productos de mayor consistencia o espuma, mejor color, olor o textura.  A continuación presentamos una breve descripción de algunas de las sustancias químicas más comunes que podemos encontrar en nuestras etiquetas:

Propylene glycol. Suele encontrarse en champús, geles de baño, y cremas corporales. Está contenido en las cremas antiarrugas pero es un potente químico que puede dañar las membranas celulares inhibiendo su crecimiento. Prueba de su toxicidad es que los trabajadores que manejan el Propylene Glycol deben usar guantes protectores y mascarillas.

Sodium lauryl sulfate conocido también como sodium laureth sulfate, es un detergente muy potente usado para aumentar la espuma, que además de limpiar, elimina la grasa natural del cabello y puede provocar su caída. Además, se le relaciona con problemas intestinales y respiratorios.

Triclosan. Se utiliza en desodorantes y limpiadores de manos. Se dice que puede interferir en las funciones hormonales.

Dietanolamina. Vuelve los productos más cremosos. Irrita la piel y los ojos.

Cocoamide DEA o MEA. Se utiliza para hacer los productos más cremosos o espumosos. Perjudica al sistema inmunitario y puede reaccionar con otras sustancias contenidas en el producto volviéndola cancerígena.

Los Parabenos. Son bactericidas que se utilizan para alargar la durabilidad del producto. Pueden tener un efecto estrogénico en los hombres, además de ser perjudicial para el hígado. Lo puedes encontrar con estos nombres también: methylparaben o E-218, ethylparaben  o E-214, propylparaben o E-216, butylparaben o E-209.

Los Phthalatos se utilizan como disolventes y suavizantes. La UE prohibió su uso en juguetes susceptibles de ser introducidos en la boca por los niños.  Alteran el funcionamiento hormonal, pudiendo producir infertilidad en ambos sexos y problemas uterinos en mujeres; puede producir cáncer testicular en hombres. Conocido también como Dietilexiloftalato o DEHP, Butilbenziftalato o BBP, Dibutilftalato o DBP, Butildecilftalato o BDP, Diunddecilftalato o DUP

 

Es por esto que nosotros presentamos alternativas naturales a los productos del mercado convencional. Aquí presentaremos las recetas de los productos cosméticos realizados en el taller, para más información, ver cosmética natural I:

 

 

DESODORANTE EN CREMA / BARRA

Cera de soja 2 cucharadas
Aceite de coco 3 cucharadas
Caolin 3 cucharadas
bicarbonato 2 cucharadas
Aceite esencial de arbol de te 1 ml

 

BALSAMO LABIAL

Cera de soja 12 gr
Aceite de oliva virgen con zanahoria y calendula macerado 10 ml
Aceite de almendras 8 ml
Aceite esencial 6 gotitas
Colorante natural en polvo Al gusto

 

UNGÜENTO DOLORES MUSCULARES

Cera de soja 42 gr
Aceite de oliva (lavanda macerada) 50 ml
Alcohol de romero 20 ml
Aceite esencial de eucalipto 1 ml
espirulina Una puntita

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *