Category Archives: talleres de huerta ecológica

El cultivo en invernadero

16390465658_775e43e238_bAdemás del cultivo al aire libre, cultivar en invernadero complementa nuestra actividad y es una práctica interesante por los siguientes motivos:

  1. Nos permite adelantar la siembra y hacer semilleros protegidos, de esta manera, podemos trasplantar nuestros plantones ya crecidos cuando comienza el calor y podemos comenzar antes la cosecha.
  2. Igualmente, al mantenerse el calor dentro del invernadero, las cosechas se alargan y podemos tener producción hasta pasados dos meses después de que las matas al aire libre se hayan estropeado.
  3. Nos permite ampliar la biodiversidad de nuestra huerta ya que podremos cultivar especies que por lo general no se darían de otra manera.
  4. Con la cubierta protegemos los cultivos del frío, el viento y algunos insectos.

Continue reading

Introducción al método biointensivo

dd-3Este método es un sistema de agricultura sostenible que ha dado muy buenos resultados en los últimos años pero que todavía no es muy conocido en España. Es un método muy utilizado en Italia, algunas zonas de EEUU como California y en América Latina. Sus orígenes datan de los años 60, y uno de sus principales impulsores en este momento es John Jeavons, que tiene un proyecto experimental en California.

Frente a otros sistemas de agricultura ecológica, el cultivo biointensivo es un método muy recomendable para aquellos agricultores que dispongan de espacios reducidos para el cultivo de sus hortalizas. Continue reading

Ideas para salvar el huerto ante las olas de calor

IMG_2711

Los meses de verano son un momento delicado para las plantas, ya que tanto la inclinación del sol como el hecho de que los días sean más largos hacen que las horas de sol y su incidencia sean más acuciantes y como consecuencia las plantas puedan llegar a debilitarse. Además, es curioso cómo desde hace unos años, se ve necesario proteger más cuidadosamente el huerto en verano debido a las altas temperaturas. Como consecuencia de un cambio climático ya visible, que hace que las temperaturas en verano sean más altas pero inestables (episodios de olas de calor seguidas de momentos de bajas temperaturas), el huerto en verano ha de ser vigilado constantemente. El truco principal, como decimos siempre, es la observación y la técnica del ensayo-error. Observando las interacciones de nuestro huerto y las consecuencias de la climatología y la respuesta de este ante las condiciones adversas, iremos probando sistemas hasta dar con el más adecuado para nuestro terreno o terraza. Continue reading

Sistemas que ahorran trabajo

_MG_5982Uno de los mayores inconvenientes de la agricultura es que es un trabajo muy duro y que requiere una constancia que hoy en día muy pocas tareas lo exigen de tal manera. Acostumbrados a un modo de vida muy contrario a los ritmos y las exigencias del campo, muchos hemos idealizado al campo sin llegar a comprender el trabajo que un proyecto agroecológico puede exigir a nivel de esfuerzo.

En este taller, presentamos las tendencias más comunes en agricultura ecológica a fin de que cualquier persona que desee emprender un proyecto agroecológico pueda tomar aquellas técnicas que más se adecuen a las necesidades de su terrenos y a sus intereses.

Ver presentación:

SISTEMAS QUE AHORRAN TRABAJO

Favorecer la biodiversidad II: construcción de un hotel de mariquitas

 

Complementariamente al uso de plantas no hortícolas beneficiosas para nuestro huerto, nos encontramos con la fauna auxiliar. Si queremos mantener un huerto equilibrado, la diversidad tanto de fauna como de flora se ven necesarias.

En este taller, nos centraremos en la fauna existente en un huerto ecológico. Continue reading

Favorecer la biodiversidad: plantas compañeras

El huerto ecológico se diferencia del huerto convencional en muchísimas cosas, pero la que queremos destacar con este taller es el tipo de enfoque o de mirada con la que nos acercamos al huerto. La ecología es esa ciencia que estudia las relaciones entre los elementos de un ecosistema, sus interacciones positivas o negativas, los ciclos de elementos que están presentes, las funciones que cumplen… Para nosotros, esto supone varias cosas:050420161583

  • El conjunto no es igual a la suma de sus elementos. 3 tomateras y 3 plantas de judías cultivadas juntas no es lo mismo que 3 tomateras y tres plantas de judías por separado.
  • El suelo no sólo un soporte para nuestras plantas, sino que tiene su propia vida. Lo hemos destacado muchas veces y es una de las razones por las que hemos afirmado que cuanto menos lo alteremos, a menos cambios someteremos a toda esa vida que se ha desarrollado en ella.
  • Muchas de las plagas y de problemas de la huerta se deben a un desbarajuste ecológico. Quisiera insistir en esto, porque es muy habitual que utilicemos todo tipo de pesticidas, sean de origen natural o no, para combatir las plagas. Esto puede servir a corto plazo y dependiendo de la plaga, pero no arregla el problema. Nuestro huerto sigue teniendo este desequilibrio que derivará en nuevos problemas futuros e incluso no hemos permitido que el ecosistema se equilibre por sí mismo. Ahí tenemos el ejemplo del pulgón, por ejemplo, para el que el mejor remedio es que tenga un depredador (ya sea la famosa mariquita, pero hay otros insectos que podrían ejercer esa función). Sin embargo el depredador no vendrá por que sí, por lo que hay que tener cierta tolerancia a la presencia de “insectos perjudiciales” para invitar a sus depredadores.

¿De qué trata este taller?

Este taller viene a ser una continuación de los que hemos realizados sobre asociaciones de cultivos con un enfoque un poco más amplio, intentando relacionar la huerta con su entorno (árboles, flores, flora y fauna silvestre…)

Hablaremos de los efectos que se provocan bioquímicamente las plantas entre sí, así como de las plantas que alojan ciertos insectos auxiliares que tienen un efecto positivo para nuestras plantas (o negativo, que también las hay). En la actualidad es un foco de conocimiento en expansión: conceptos como el agroecosistema, el seto diversificado, las franjas o bandas florales, la agroforestería… Continue reading

Producir para el autoconsumo

Siempre que iniciamos un huerto para consumo familiar, uno de nuestros mayores retos  es saber la cantidad de espacio y de plantas que necesitamos para poder abastecernos durante todo el año. Por eso en este taller, os damos algunos trucos para calcular las necesidades que cada familia tendría en este aspecto. Ten en cuenta que, aunque aquí damos las referencias, ajustar el número de especies a tus necesidades a la perfección te llevará algunos años, pues aunque estas indicaciones son un promedio, la calidad de la tierra, el clima y tu experiencia como agricultor podrán hacer variar los kilos de verdura de tu huerta.  Una primera meta puede ser consumir al día al menos una especie de tu huerta, para ir ampliando la dosis a medida que cogemos práctica y perfilamos nuestro plan. Por supuesto, al igual que les ocurre a los agricultores expertos, no estamos exentos de que alguna condición climatológica extrema (granizo, helada, ola de calor…) sobre todo teniendo en cuenta las consecuencias del cambio climático sobre las huertas que ya este año se han visto notablemente, nos estropee el plan y tengamos que recurrir a otros agricultores o al mercado para abastecernos. Continue reading

MUSGRAFITTI Y OTRAS IDEAS PARA LA GUERRILLA GARDEN

hqdefaultEl crecimiento incontrolado de las ciudades y su consciente diseño para el tránsito de vehículos, dificultando a veces el paso de personas a pie y del paseo por el paseo, han hecho de estas grandes urbes moles de cemento y ladrillo con escasos espacios para el esparcimiento y el deleite.  Muchas zonas verdes se han convertido en plazas de cemento con pequeños espacios para plantas y en ocasiones, tras unos años de mantenimiento de los espacios por los jardineros contratados, se han abandonado dejando estos espacios verdes desiertos y yermos.

Como agricultores urbanos y personas interesadas por el reverdecimiento de las ciudades, estos espacios son una gran oportunidad para llevar a cabo pequeñas acciones que  hagan de nuestras ciudades lugares más verdes. Entre el juego, la picardía y la acción-protesta, la guerrilla garden se está abriendo paso en todo el mundo como una alternativa a la escasa implicación por parte de los ayuntamientos y comunidades de vecinos en la conservación de estos espacios verdes.

Continue reading

Purines y otras recetas para nuestras plantas

DSC_0312Hemos hablado en muchas ocasiones de recetas concretas para solventar posibles problemas en el huerto: una plaga, una carencia de un nutriente, un hongo… Pero nunca antes nos habíamos parado a entender el mundo de los extractos de plantas y su utilidad.

Es por esto que en este taller, además de dar algunas recetas concretas, daremos las nociones básicas para entender las diferentes maneras de obtener remedios para nuestras plantas mediante extractos.

Los beneficios de los extractos

Una de las características que diferencia a la flora de la fauna es su movilidad. Las plantas no pueden huir de sus depredadores, por tanto, se han visto obligadas a defenderse de ellos mediante otros sistemas. Todos conocemos las espinas, pero ¿qué ocurre con las plantas que no tienen espinas? En ellas se producen componentes químicos invisibles, capaces de repeler o modificar el estado de sus depredadores. Es en estas propiedades en las que nos basamos para entender el funcionamiento de los extractos. Gracias a ellos, tenemos la capacidad de reforzar los mecanismos latentes de las plantas sin perturbar a la fauna que cohabita con dicha flora. Por eso, un extracto siempre será menos agresivo para el ecosistema que un producto de síntesis, cuya finalidad es erradicar indiscriminadamente una especie de nuestro huerto y en muchas ocasiones en perjuicio de nuestra planta o de depredadores naturales de dicha plaga.

Pero no sólo los extractos sirven como pesticidas y fungicidas. Su función principal (en esa idea que siempre repetimos de prevenir antes de curar) es funcionar como fitofortificantes. Una planta sana y capaz de defenderse contra una plaga, no será atacada pues esta que siempre buscará a la más débil. Cuando aplicamos un extracto, no sólo estamos repeliendo una plaga, sino que estamos reforzando la planta.

Otra ventaja de los extractos es que no producen fenómenos de habituación a la sustancia aplicada, como ocurre con los pesticidas químicos. Pueden aplicarse durante años que no vuelven resistente a la plaga. Además, hemos de tener en cuenta que los extractos son económicos, nuestra exposición a ellos no es tóxica y son una buena forma de aprovechar las plantas que consideramos no bienvenidas en el huerto, y nos obligan a tener un mayor conocimiento de la flora local con el fin de reconocerlas y recolectarlas.

¿Por qué se cree que los extractos de plantas no son tan eficaces como los fitosanitarios químicos?

Sí es cierto que la mayoría de los extractos son más lentos y no erradican por completo una plaga. Pero tampoco es su intención. Tal y como haría la naturaleza, con intención de perturbar lo mínimo el equilibrio de un ecosistema, simplemente mantienen a raya y dentro de unos límites a la plaga. No olvidemos aquí que un ecosistema diversificado y en equilibrio es la mejor protección contra la invasión de un parásito. Por esto, es necesario cambiar el modo de actuar cuando decidimos utilizar extractos de plantas y no fitosanitarios químicos:

Observación. Esta es la tarea fundamental para entender el sistema que estamos intentando reproducir. Observación en la naturaleza de las simbiosis que se crean entre los diferentes seres vivos que la contienen y observación de nuestra huerta para la rápida localización y prevención ante una posible enfermedad. Cuanto antes detectemos un insecto perjudicial y actuemos sobre él, menos fuerte será el remedio que tengamos que utilizar.

Mantener la planta sana. Siempre hemos de dotar a nuestras plantas de las condiciones idóneas para su cultivo. Nos referimos con esto a cosas como evitar las carencias de sol, agua o nutrientes, tener muy en cuenta los calendarios de cultivo y plantar siempre en su temporada, evitar los cambios bruscos de temperatura y proteger a las plantas más sensibles frente a ellos… Cuanto más idóneas sean estas condiciones, menos interés se despertará en  los hongos e insectos perjudiciales por estas plantas.

La experimentación. No siempre todos los remedios son igual de eficaces en un lugar y en otro. Podemos guiarnos por libros o por charlas a las que acudamos, pero no debemos tomar como panaceas ninguno de los remedios que nos cuenten pues las panaceas no existen. Es por ello que sólo mediante nuestra propia  experimentación y aplicando nuestras propias recetas daremos con los remedios más eficaces para nuestro huerto.

Cómo obtener nuestros extractos

DSC_0310Se diferencian varias formas de obtener remedios naturales, cada una de ellas tiene unas propiedades y unas características concretas:

La fermentación: es un arte que debemos aprender. Debe ser preparada y controlada con precaución para evitar que se estropee o fermente demasiado. Dependiendo de la planta y la temperatura ambiente, una fermentación puede tardar en hacerse entre 5 días y un mes. Cuanto más pequeños sean los pedazos a utilizar, más rápida será su descomposición. Es conveniente taparla pero con algo que permita el paso del aire. En un recipiente introduciremos la planta con la cantidad de agua indicada, taparemos y removeremos diariamente para airearla. La fermentación produce una espuma. Esta desaparecerá cuando el preparado esté listo. Durante su preparación desprenderá un olor desagradable que se verá reducido cuando haya terminado su producción. Para aminorar este olor, podemos utilizar hojas de angélica o de salvia en el agua pasados 4 o 5 días de comenzar el  proceso. Una vez hecho, ha de filtrarse y guardarse para evitar la putrefacción.

Las decocciones: tras haber dejado la planta en remojo durante 24 horas, se pone a calentar y se lleva a ebullición con la tapa puesta (pues de no hacerlo perderíamos sustancias beneficiosas).  Dejar en ebullición una media hora y dejar enfriar.  Una vez fría debe aplicarse inmediatamente. Su mayor ventaja es la rapidez de preparación, su desventaja es que no es posible conservarla.

Las infusiones: similares a la decocción, en este caso la ebullición se detiene en el momento que comienza a hervir.  Se aplicará una vez haya enfriado. No son tan potentes como los dos casos anteriores, por lo que se suelen utilizar en huertos bien equilibrados. Puede conservarse en la nevera varios días.

Las maceraciones: debemos dejar la planta a remojo en agua fría durante 24 horas. Es muy práctica debido a que no necesita muchos medios para producirla (no hay que cocerla), es rápida y puede aplicarse sin dilución. Su inconveniente es que no se puede conservar y ha de aplicarse pasadas estas 24 horas.

Algunas consideraciones antes de preparar los extractos:

El agua: la mejor agua a utilizar es el agua de lluvia. Si no disponemos de ella, agua mineral o agua desclorada es lo mejor.

El acceso a la planta: es posible que no podamos disponer de la planta en el momento que la necesitemos, por eso, la mayoría de los preparados podemos realizarlos con plantas secas. Para el caso de las fermentaciones, deberemos prever que los vamos a necesitar y recolectarlos en el momento del año más idóneo.  Por lo general utilizaremos 1 kg de planta por cada 10 l de agua, en caso de utilizarla seca esta cantidad se reduce a 100 o 200 gr.

El recipiente: siempre utilizaremos un recipiente 1/3 más grande de la cantidad que vayamos a realizar, ya que el volumen de planta que utilizaremos, en un principio, puede desbordar el recipiente. Utilizaremos siempre cubos de plástico o acero inoxidable frente a madera u otros materiales.

El filtrado: es fundamental para no obturar el pulverizador que utilicemos y para evitar que siga fermentando y comience la putrefacción.

El almacenaje: en recipientes cerrados herméticamente, pueden durar hasta un año, aunque a medida que pasa el tiempo van perdiendo efectividad. Una garrafa de plástico es lo más común, aunque también sirven recipientes de acero inoxidable. Una vez abierto, se recomienda usar antes de dos meses. Han de conservarse en un lugar oscuro y alejado del calor.

La frecuencia: cualquier extracto que apliquemos será suficiente con hacerlo cada 15-20 días. No debemos ser impacientes abusando del preparado con mucha frecuencia ya que acabaríamos dañando la planta.

Tres recetas esenciales

Purín de ortiga

Es la madre de todos los remedios y el extracto más común.

  1. Se utiliza como fortificante de la planta (como abono foliar para hacer más grandes y resistentes las hojas y como abono para la tierra aportando gran cantidad de nitrógeno). También funciona como acelerador del compostaje (aplicado directamente sobre las composteras) y favorece la fotosíntesis: en fermentación, 1 kg de planta en 10 l de agua. Diluir al 5% como abono foliar y al 10% en el resto de los casos.
  2. Es un potente repelente eficaz contra pulgones, ácaros y carpocapsas: en maceración durante 12 horas con 1 kg de planta por 10 l de agua.

Decocción de cola de caballo

En decocción, aplicar preventivamente en primavera y verano, en tiempo más bien fresco*.

Maceración de ajo

El remedio más eficaz contra pulgones y uno de los extractos cuyo olor resulta menos desagradable.

Macerar 100 gr de ajo picado en dos cucharadas de aceite durante 24 horas. Pasado este tiempo añadir un litro de agua y filtrar. Diluir al 5%.

Otras recetas interesantes

Fermentación de hiedra

Eficaz contra la mosca blanca, los ácaros y los pulgones.

En fermentación de 1 kg de hoja por 10 l de agua. Diluir al 5 %. O en decocción pura (100 gr/litro).

En el caso de la hiedra, hemos de tener cuidado ya que se han detectado casos de alergia cutánea a dicha planta. Es bastante tóxica, por lo que se debe mantener alejado de los niños. Además, contiene saponinas, por lo que podría confundirse la espuma de  que esta produce con la de la fermentación. En estos casos siempre es mejor guiarse por el olor.

Maceración de ruda

Utilizada contra babosas, ratones de campo,  gatos y moscas en maceración de 800 gr de hoja en 10 l de agua durante 10 días. Diluir al 20%.

Esta planta, al igual que la hiedra, puede producir alergias cutáneas, por lo que es conveniente usar guantes para recogerla.

También es eficaz contra la mosca blanca, en este caso 80 gr por litro en maceración durante 24 horas y diluido al 20%.

Infusión de melisa

Contra pulgones, mosquitos, mosca blanca y hormigas.

En infusión de 50 gr de planta en 1l de agua . Pulverizar pura.

Purín de caléndula

Como fertilizante recupera algunos de los nutrientes que consumen coles y tomateras. Como insecticida es efectivo contra los nematodos.

Fermentado de 1 kg de planta fresca por 10 l. de agua. Diluido al 10%, se recomienda su uso después de un día de lluvia.

 

Para más información ver:

*Cómo hacer jabón de potasa e insecticidas naturales

Abonos naturales y compost