xerojardinería: un jardín con bajo consumo en agua

 

Imagen relacionadaLa Xerojardinería y el Xerojardín son conceptos acuñados en los Estados Unidos (‘Xeriscape’) a principios de los años 80. El prefijo “xero” significa seco, del griego “xeros”.

Tras las graves sequías que sufrieron en los años 70 en el Oeste de los Estados Unidos, en concreto California y Colorado, se puso de manifiesto la necesidad de construir jardines de bajo consumo de agua, formulándose unos principios de diseño y concepción del jardín que constituyó lo que hoy conocemos por Xerojardinería. En España tuvo una gran difusión en la década de los 90, influenciado por otra fuerte sequía que azotó gran parte de la Península esos años.

La idea principal en este tipo de jardines es hacer un uso racional del agua de riego, evitando en todo momento el despilfarro, en especial en climas como el Mediterráneo o subdesérticos, donde es un bien escaso. Continue reading

Cómo evitar las hierbas indeseadas en el huerto

Utilizar los restos de poda como mulch entre nuestras plantas es una práctica innovadora que está dando muy buenos resultados.

Durante los años que hemos estado impartiendo talleres de huerto ecológico, una pregunta que se repite mucho es cómo hacer para eliminar las hierbas indeseadas en el huerto.

Desde hace unas décadas, las llamadas malas hierbas han tomado otros nombres (hierbas no deseadas, vegetación acompañante, hierbas adventicias…) pues en realidad, no son malas en sí.

Las hierbas que nacen de manera espontánea en nuestro huerto se han eliminado siempre porque compiten con nuestros cultivos en sol, agua y nutrientes. Sobre todo con aquellas que tienen una germinación y un crecimiento vegetativo más lento. El método biointensivo propone introducir los cultivos en el terreno cuando sean lo suficientemente grandes como para que las hierbas adventicias ya no compitan con ellas, y además, a una distancia que evite que puedan germinar hierbas nuevas por falta de sol. Continue reading

El cultivo de legumbres como alimento del futuro

El 2016 fue el año internacional de las legumbres. Y es que este alimento se presenta como uno de los más valiosos para un futuro sostenible. Las legumbres han acompañado al ser humano desde hace unos 90 millones de años y se cree que su domesticación haya podido ser anterior a la del maíz. Sus más de 20.000 especies distintas se extienden por todo el mundo, desde los climas más fríos a los más cálidos. Desplazadas desde hace años en España por el aumento del consumo cárnico entre otros alimentos ahora de más fácil acceso, sigue siendo la base de la alimentación en muchos países del mundo y con razón.

Continue reading

Regeneración de suelos

Más de una vez hemos  dedicado la sesión de huerto a hablar del suelo. Y es que tras varias décadas de aplicación de la agricultura industrial en nuestros campos, cada vez más, se hace visible la importancia de cuidar la tierra incluso tanto como las propias plantas. Pues el suelo se entiende en agricultura ecológica como un ente vivo y un recurso no renovable. Y decimos esto porque aun pudiendo utilizar técnicas para recuperar suelos, por lo general, un suelo fértil que ha tardado miles de años en crearse necesita de al menos 200 años para producir 1cm de tierra productiva de manera natural. Al año, debido a las prácticas de la agroindustria, perdemos 13 millones de bosque y 24.000 millones de toneladas de suelo fértil. Continue reading

Cultivo de carbono: plantas que ayudan a mantener la fertilidad del suelo

Este taller sirve de introducción a una parte fundamental de nuestro periplo por la agricultura biointensiva. Como comentamos en la primera sesión del curso 2016-2017, uno de los objetivos de la agricultura biointensiva es el cultivo de materia para compostar. ¿Por qué? La razón principal es para obtener suficiente materia orgánica para nuestros cultivos, pero la razón ecológica es para devolver a la tierra parte de lo que le hemos quitado. La lógica de este sistema puede parecer un poco perversa: ¿cultivamos plantas para compostarlas? De hecho, energéticamente, si sólo lo vemos desde ese punto de vista es paradójico: un ejercicio de suma cero, casi negativa. Lo que no estamos teniendo en cuenta es el factor clave de esta ecuación que es el sol. Las plantas que aprovechamos para el cultivo de compostaje transforman la energía del sol utilizando una pequeña porción de nutrientes, lo que deja la relación anterior no solo en una ganancia energética, sino de materiales. Ya lo hemos visto con algunas especies de abono verde como la mostaza, que procuran mucho follaje con apenas requerimientos.

Continue reading

semilleros según el método biointensivo

8689612456_5e765036c8_bPor qué hacer semilleros

La práctica de los semilleros, sea en invernadero o en cama caliente nos trae muchos beneficios sobre todo si aspiramos a ser lo más autosuficientes y cerrar los ciclos dentro de nuestro propio sistema.

Por un lado, las semillas necesitan unas temperaturas de germinación difícilmente alcanzables en los primeros meses de primavera, por lo que algunas plantas cuyo crecimiento es más lento, serían todavía demasiado jóvenes cuando llegase el calor propicio para la producción. Cultivar semilleros al resguardo, nos permite que estas plantas crezcan hasta su momento óptimo de trasplante al terreno sin preocuparnos de si el tiempos es demasiado frío o caluroso. Igualmente, podemos controlar la temperatura y el viento para evitar cambios bruscos en un momento que las plantas son demasiado pequeñas para poder sobreponerse a una helada o un viento  demasiado fuerte. Continue reading

El cultivo en invernadero

16390465658_775e43e238_bAdemás del cultivo al aire libre, cultivar en invernadero complementa nuestra actividad y es una práctica interesante por los siguientes motivos:

  1. Nos permite adelantar la siembra y hacer semilleros protegidos, de esta manera, podemos trasplantar nuestros plantones ya crecidos cuando comienza el calor y podemos comenzar antes la cosecha.
  2. Igualmente, al mantenerse el calor dentro del invernadero, las cosechas se alargan y podemos tener producción hasta pasados dos meses después de que las matas al aire libre se hayan estropeado.
  3. Nos permite ampliar la biodiversidad de nuestra huerta ya que podremos cultivar especies que por lo general no se darían de otra manera.
  4. Con la cubierta protegemos los cultivos del frío, el viento y algunos insectos.

Continue reading